martes, mayo 01, 2007

En sentido espiritual¡¡¡


Joven, ¿estás progresando en sentido espiritual?

“AUNQUE asistía a las reuniones cristianas, no tenía un gran deseo de servir a Dios —dice un amigo al recordar sus primeros años de seguir a cristo—. Solía imaginar que gozaba de popularidad entre los compañeros de clase y que paseaba orgulloso en la institucion donde laboro. No tenía metas claras ni intenciones de progresar en sentido material solo espiritual.” Al igual que mi gran amigo, parece que numerosos jóvenes sencillamente carecen de rumbo en la vida y no tienen ningún deseo de alcanzar objetivos loables o realizar progresos.

Si eres joven, probablemente te entusiasme algún deporte o afición. Pero tal vez no sientas lo mismo cuando se trata de actividades espirituales. ¿Es posible ilusionarse con los asuntos espirituales? Piensa en estas palabras del salmista:

“El recordatorio de Jehová es digno, hace sabio al inexperto; el mandamiento de Jehová es limpio, hace brillar los ojos” (Salmo 19:7, 8). La Palabra de Dios logra que el “inexperto” actúe con sabiduría y le ‘brillen los ojos’. Así es, los asuntos espirituales pueden resultarte cautivadores y apasionantes. Ahora bien, ¿qué hace falta para que te sientas así? ¿Por dónde empezar?Motivación para servir a Dios, has de estar motivado. Analiza el caso de Josías, el joven rey de Judá. Cuando se halló en el templo el libro de la Ley de Jehová, mandó que se leyera en voz alta. Quedó tan impresionado que “quitó todas las cosas detestables de todas las tierras que pertenecían a los hijos de Israel” (2 Crónicas 34:14-21, 33).

La lectura de la Palabra de Dios lo impelió a hacer más en pro de la adoración pura.Tú también puedes cultivar el deseo de servir a CRISTO si lees la Biblia y meditas en lo leído. Eso mismo fue lo que motivó a Hideo. Él trabó amistad con un precursor —ministro de tiempo completo de los testigos de Jehová— de mayor edad, que era un estudiante diligente de la Biblia y se esforzaba por vivir de acuerdo con sus enseñanzas.

Muy alentado por su ejemplo, Hideo lo imitó y cultivó el deseo de servir a Dios y al prójimo. Su progreso espiritual se tradujo en una vida con sentido.

La lectura diaria de la Biblia puede motivar a los jóvenes. Takahiro relata: “Siempre que me acostaba y me daba cuenta de que no había cumplido con mi programa de lectura de la Biblia, me levantaba y me ponía a leerla. Eso me hizo percibir la dirección de Jehová.

La lectura diaria de la Biblia contribuyó muchísimo a mi progreso espiritual. Como me había resuelto a participar más en el servicio de Jehová, emprendí el precursorado regular poco después de graduarme de la escuela secundaria, y debo decir que disfruto mucho de él”.

Además de leer la Biblia, ¿qué más te ayudará a reforzar tu motivación para alabar a Jehová? Tomohiro, que aprendió la verdad bíblica de su madre, nos cuenta: “No me sentí profundamente conmovido por el amor de Jehová y el sacrificio redentor de Jesús hasta que acabé de estudiar el libro La vida sí tiene propósito, a los 19 años de edad. El aprecio por el amor de Dios me impulsó a aumentar mi servicio a Jehová” (2 Corintios 5:14, 15). Al igual que Tomohiro, muchos jóvenes se sienten animados a progresar en sentido espiritual cuando se aplican en su estudio personal de las Escrituras.

¿Y si, aun así, te falta el deseo sincero de servir a Jehová? ¿Hay alguien a quien puedas recurrir? El apóstol Pablo escribió: “Porque Dios [...] está actuando en [ti] a fin de que haya en [ti] tanto el querer como el actuar” (Filipenses 2:13). Si le pides ayuda al Dios, él te dará espíritu santo en abundancia para que no solo ‘actúes’, sino también ‘quieras’. Ello significa que el espíritu santo de Dios fomentará en ti el deseo de hacer el máximo en el servicio de Jehová y favorecerá tu crecimiento espiritual.

Por lo tanto, no dejes de confiar en el poder de Dios y de fortalecer tu motivación.Trázate tus propias metasUna vez resuelto a servir a Dios a mayor grado, tendrás que trazarte metas para hacer progresos espirituales. Mana, una joven cristiana, comenta: “Ponerme metas ha sido un gran aliciente. En vez de retroceder, me ha servido para avanzar con valor. Oraba sinceramente a Jehová en busca de orientación, y logré progresar sin perder de vista mis objetivos”.

Las metas deben ser alcanzables y realistas. Tal vez te propongas leer un capítulo de la Biblia a diario o emprender un trabajo de investigación, como por ejemplo, estudiar las cualidades de Dios reunidas bajo el subtítulo “Cualidades por nombre”, que aparece en la entrada “Jehová” del Índice de las publicaciones Watch Tower. Se enumeran unas cuarenta cualidades que puedes investigar, y tal estudio te acercará más a Jehová y te animará a hacer más por él. Otros objetivos alcanzables son comentar al menos una vez en las reuniones cristianas en que participa el auditorio, familiarizarte mejor con por lo menos un miembro de la congregación en cada reunión y no permitir que pase un día sin que le ores a Dios y hables de él a los demás.

Si aún no te has matriculado en la Escuela d Cristianos, también sería una buena meta. ¿Tomas parte en la predicación organizada? Si no, quizás desees prepararte para ser ministra(o) bautizado. Lógicamente, pensar en tu relación con Dios y dedicarte a él sería el . Muchos jóvenes se esfuerzan por vivir a la altura de su dedicación participando en el ministerio de tiempo completo. Aunque es conveniente que tengas metas, procura no desarrollar un espíritu competitivo. Disfrutarás más de tus logros si no te comparas con los demás (Gálatas 5:26; 6:4).Si crees que no estás capacitado para decidir qué metas realistas fijarte, sigue este consejo bíblico:

“Inclina tu oído y oye las palabras de los sabios” (Proverbios 22:17). Busca la ayuda de tus padres u otros cristianos maduros. Claro está, los padres y las demás personas que te aconsejen han de ser razonables y animadores. Si los jóvenes se sienten presionados a perseguir ciertos objetivos que otros les trazan, pueden descorazonarse, lo que arruinaría toda buena intención de ayudar. Esto fue lo que le pasó a una muchacha, que cuenta:

“Mis padres no cesaban de proponerme metas: matricularme en la Escuela del Ministerio de Dios, predicar, bautizarme y ser precursora. Yo hacía enormes esfuerzos por conseguirlas, pero ellos ni siquiera me encomiaban cuando las alcanzaba, sino que me ponían más. Aquello me hizo sentir presionada, cansada y sin ningún sentido de logro”. ¿Qué falló?

Todas eran buenas metas, pero no eran las de la joven. Para obtener buenos resultados, eres tú quien debe sentirse motivado y tomar la iniciativa en ponerse metas.Piensa en Jesucristo. Cuando vino a la Tierra, sabía lo que su Padre, Jehová, esperaba de él. Para Jesús, hacer la voluntad de Dios no solo fue una meta, sino una misión que cumplir. ¿Cómo consideró él su cometido? Él dijo: “Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y terminar su obra” (Juan 4:34). Jesús disfrutó efectuando la voluntad de Jehová y no defraudó las expectativas de su Padre.

Aquello era como alimento para él: se sintió contento y satisfecho al terminar la labor que se le había encomendado (Hebreos 10:5-10). Tú también puedes sentirte igual si tienes la debida motivación para hacer lo que tus padres esperan de ti.No desistas de hacer lo que es excelenteCuando te hayas trazado una meta, esfuérzate por alcanzarla. Gálatas 6:9 dice: “No desistamos de hacer lo que es excelente, porque al debido tiempo segaremos si no nos cansamos”. No confíes en tu propia fortaleza o capacidad. Vas a afrontar dificultades y es posible que a veces te sientas fracasado. Pero la Biblia nos asegura:

“En todos tus caminos tómalo [a Dios] en cuenta, y él mismo hará derechas tus sendas” (Proverbios 3:6). Jehová te sostendrá mientras procuras conseguir tus objetivos espirituales.Así es, si cultivas el deseo de servir a Jehová y te esfuerzas por alcanzar metas espirituales, harás que “tu adelantamiento sea manifiesto a todos” (1 Timoteo 4:15). Disfrutarás, pues, de una vida plena en el servicio a Dios.Espero q os haya gustado el artículo. A mi el apartado q mas me ha llamado la atención es el de "Trázate tus propias metas".

El ponerse metas realistas nos ayudará a progresar espiritualmente y a disfrutar del servicio a Jehová. Se aconseja de emprender un trabajo de investigación como el de estudiar las cualidades de Dios reunidas bajo el subtítulo "Cualidades por nombre", que aparece en la entrada "Jehová" del índice de las publicaciones Watch Tower. Había tratado las cualidades de Dios de otras maneras en mi estudio personal, pero esta me parece muy buenaza.

Lo voy ha hacer; a ver que tal. si alcanzo esta meta que me propuse contaré q tal me siento. Y ustedes, han alcanzado la meta que se propusieron? y como te sientes? Bendición!