miércoles, mayo 07, 2008

->[ALIMENTO DEL PECADO]<-

[(GUSTAVO). En mi familia, varias personas no pueden comer cierta clase de mariscos pues inmediatamente sus cuerpos reaccionan con erupciones y diversos tipos de malestares, así que de manera consiente evitan degustar platillos que contengan ese tipo de alimentos. Y estoy seguro que en su mayoría todas las personas en el mundo evitan alimentos que saben de antemano les causan algún tipo de malestar. Así cada Cristiano debería evitar los alimentos que hacen daño al alma].


La Biblia dice en Mateo 15:19-20 “Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. Estas cosas son las que contaminan al hombre”. La naturaleza del ser humano es pecadora desde que Adán y Eva nos lo dejaron como herencia, así que el pecado es parte de nosotros mismos y anida en el corazón. Debemos entender muy bien, que Jesucristo ya nos limpió de toda culpa de pecado, Cristo murió por cada uno de nosotros haciéndonos limpios y aceptos delante de Dios, sin embargo esto no implica que hayamos cambiado nuestra naturaleza, la que será renovada cuando partamos de este mundo. Esa es la razón por la cual día a día batallamos con los pecados nuevos que salen desde lo más profundo de nuestro corazón.



Las huestes de Satanás trabajan en el ser humano desde diversos ángulos, y todos ellos aprovechan muy bien los sentidos, a saber son: gusto, tacto, oído, olfato y la vista, trabajando en lo más recóndito de nuestra mente aun sin que nos demos cuenta.



De hecho, el pecado mas incidente tanto en los hombres como en las mujeres de todas las edades es el que tiene que ver con el sexo. A través de la consejería, hemos detectado que una de las causas por las algunas personas están atrapados en pecados sexuales es la exposición a imágenes eróticas en sus trabajos (algunos son publicistas o diseñadores gráficos, etc.), que los llevan a crear fantasías del mismo tipo en sus mentes que les atormentan a toda hora. Otros más confiesan que las conversaciones mundanas de sus compañeros de estudios o de trabajo causan la misma reacción en sus corazones. Y algunos otros reconocen que gracias a las facilidades que hay en Internet, tiene acceso muy fácil a la pornografía. Esto no es raro, pues hace ya varios años que no hay censura para los diferentes medios de comunicación. En estos tiempos la pornografía es sumamente accesible a todas las personas sin importar la edad.



Todas las cosas que captan nuestros sentidos se registran en la parte subconsciente de nuestro ser, y es desde ahí donde el pecado anida y prospera en nuestros corazones. “Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma. 1 Pedro 2.11”



Observando a los niños y comparando su comportamiento con otros chicos de su misma edad, se percibe fácilmente que hay algunos menos maliciosos que otros también los hay mucho más maliciosos. Mientras que en algunos aspectos sexuales unos manifiestan mucha inocencia, sus amigos se muestran demasiado despiertos. Esto tiene que ver con el aprendizaje ya que los seres humanos día a día y en cada momento estamos en un proceso de aprendizaje tanto de cosas buenas como de las malas, todo es captado por nuestros sentidos así que la persona que jamás ha visto una escena erótica que va contra la naturaleza, jamás será atormentada por la misma de ninguna manera. Pablo escribió: “Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en cuanto a la malicia y maduros en cuanto al modo de pensar” 1 Corintios 14.20. Así que una forma muy sana de ayudarnos a nosotros mismos en el combate del pecado es apartándonos de manera consciente y voluntaria de todo aquello que contamina el alma.



La mayoría de los programas “familiares” de la TV. presentan un alto contenido sexual, y de toda clase de violencia. Decía una de las tantas reflexiones que he leído que “es extraño que muchos Cristianos deploran en gran manera que el mundo esté lleno de violencia y de inmoralidad; sin embargo cada noche hacen de ello su principal distracción” y para corroborarlo basta contestarnos honestamente ¿Qué veo en la TV, en el cine, que leo?. Tan solo piensa un momento en los siguientes pecados que cito el Señor Jesús: “malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias,” ahora dime, ¿Cuantos de estos aparecen el los programas, libros, revistas, películas, etc. Que tu miras?.


Hoy te invito a hacer un pacto de consagración y obediencia delante de Dios, en el que tu compromiso sea simplemente apartarse de manera voluntaria y consciente de todo aquello que contamina tu alma. Esto implica que debes tener fuerza de voluntad para apagar la TV. En el momento justo, no ver escenas que bien sabes contaminarán tu corazón, evitar las pláticas profanas y lujuriosas, los chismes y además aberraciones que lo único que hacen es contaminar tu corazón. (Efesios 5.7-12).


  • 7.- No seáis, pues, partícipes con ellos,

  • 8.- porque en otro tiempo erais tinieblas, pero ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz.

  • 9.- (porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad),


  • 10.- comprobando lo que es agradable al Señor.

  • 11.- Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas,

  • 12.- porque vergonzoso es aun hablar de lo que ellos hacen en secreto.

Cuando participamos de algún retiro espiritual o de un campamento de más de un día, generalmente nos sentimos renovados y con mucho ánimo en el Señor. ¿Te has puesto a pensar cual es la causa?. Si observas te darás cuenta que no hubo TV. Ni música mundana, tampoco hubo chismes ni mentiras, en cambio hubo alabanza, lectura de Biblia, predicación, juegos sanos y convivencia Cristiana en amor. Es decir que además de que se evitó la contaminación del alma, se alimentó nuestro espíritu. ¿No crees que este estado puede ser permanente en tu vida?. ¡Claro que es posible!. (Salmo 32.11-12)


  • 11.- Apártese del mal, y haga el bien; Busque la paz, y sígala.

  • 12.- Porque los ojos del Señor están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus oraciones; Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal. Dios te bendiga ...

2 comentarios:

diego javier dijo...

Puedo agregar que si la persona esta centrada en Dios , no errara. Porque tiene a jesus por horizonte.

PIER BIONNIVELLS dijo...

Me ha gustado como has centrado esta entrada.
Si amamos a dios! trataremos de lo posible de ser buenas personas y cumplir sus mandamientos..
te dejo abrazos. guapa-.