sábado, noviembre 08, 2008

->BATALLA POR EL CUERPO<-

LA REDENCIÓN DE LA MALDICIÓN





Usted aprendió en este artículo que la enfermedad y muerte son parte de la maldición del pecado, pero Gálatas 3:13 declara:

Gálatas 3:13


13.- Cristo nos redimió
[Nos redimió: Aunque el verbo griego hace alusión al precio que se paga en una compra, el aspecto que aquí predomina es el de la liberación por medio de la muerte.] de la maldición de la Ley, [Maldición de la Ley: es decir, de la maldición que pesa sobre el que no se somete a la Ley] haciéndose maldición [Haciéndose maldición: es decir, recibiendo todo el peso de la maldición] por nosotros (pues está escrito: «Maldito todo el que es colgado en un madero»),


"Cristo nos ha redimido de la maldición de la ley". Cuando Jesús murió en la cruz, Él tomó la maldición del pecado y de la muerte sobre Él y...

Romanos 5:18-19

18.- Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación que produce vida. [Así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados]


19.- Así como por la desobediencia de un hombre muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, muchos serán constituidos justos. [Verá el fruto de la aflicción de su alma y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará sobre sílas iniquidades de ellos. ]

Salvación y sanidad son ambas beneficios de la expiación hecha por Jesús en la cruz de Calvario. A través de Su muerte y resurrección, Jesús tomó la maldición del pecado, de la enfermedad, y de la muerte en su lugar. Porque Él llevó la punición por su pecado, usted no necesita más llevarla. Porque Él llevó su enfermedad, usted no necesita más llevarla. ¡Porque Él resurgió en la vida de resurrección, usted también resurgirá!

Satanás viene a matar, robar y destruir, pero Jesús dijo...


Juan 10:10


10.- El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.



Cuando usted recibe a Jesús como su Salvador, la maldición del pecado está rota. Aunque usted vive en un cuerpo mortal que está sujeto a los ataques tanto del pecado cuanto de la enfermedad, usted ya no es condenado por la maldición. ¡Jesús lo ha redimido de la maldición de la ley!

¿Cuando usted cuestiona la fuente de la enfermedad (o algo más) que entra en su vida, pregúntelo, “mata, roba o destruye?” En ese caso, su fuente es Satanás. ¿Me “permite que viva la vida más abundantemente?” En ese caso, su fuente es Dios. También recuerde...



Santiago 1:17

17.- Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza ni sombra de variación. (Alusión a los cambios de posición y de luminosidad de los astros). [ Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. ¿Acaso dice y no hace? ¿Acaso promete y no cumple?]


Pregunte: ¿este sufrimiento es un don bueno y perfecto”? Si usted no puede contestar honestamente “sí”, entonces usted debe aceptar lo que la Palabra dice... ¡La enfermedad no es de Dios!





COLOCANDO EN ACCIÓN






1.- Dios no es la fuente del sufrimiento pero Él puede usarlo para lograr Sus propósitos. Estudie ejemplos siguientes que ilustran esto:



Las plagas del Egipto:

Éxodo 7-11


11.- Entonces llamó también el faraón a los sabios y hechiceros, e hicieron también lo mismo los hechiceros de Egipto con sus encantamientos

La lepra de Miriam:


Números 12:10


10.- Tan pronto la nube se apartó del Tabernáculo, María se llenó de lepra, y tenía la piel blanca como la nieve. Cuando Aarón miró a María y vio que estaba leprosa, [Leprosa: Lepra ]



La enfermedad del Rey Joram:

2 Crónicas 21:18
18.- Después de todo esto, Jehová lo hirió con una enfermedad incurable en los intestinos.


La lepra de Giezi:

2 Reyes 5:27

27.- Por tanto, la lepra de Naamán se te pegará a ti y a tu descendencia para siempre. Y salió de su presencia leproso, blanco como la nieve.


La muerte del niño de David:

2 Samuel 12:18

18.- Al séptimo día murió el niño. Los siervos de David temían hacerle saber que el niño había muerto, comentando entre sí: «Cuando el niño aún vivía, le hablábamos y no quería oir nuestra voz; ¿cuánto más se afligirá si le decimos que el niño ha muerto?»

La muerte de los hijos de Elí:
1 Samuel 2:34

34.- Te será por señal esto que acontecerá a tus dos hijos, Ofni y Finees: ambos morirán el mismo día.




El sufrimiento de Job:


el libro de Job


Los infortunios inmerecidos de José:

Génesis 45:5-7
5.- Ahora, pues, no os entristezcáis ni os pese haberme vendido acá, porque para salvar vidas me envió Dios delante de vosotros. [Para salvar vidas me envió Dios delante de vosotros: Esta frase revela el profundo
sentido de toda la historia de José. El desenlace final muestra, no solo que cada acontecimiento formaba parte de un plan providencial de Dios, sino también que el Señor puede valerse hasta de los pecados de los seres humanos para llevar a cabo sus designios de salvación ]

6.- Pues ya ha habido dos años de hambre en medio de la tierra, y aún quedan cinco años en los cuales no habrá arada ni siega.

7.- Dios me envió delante de vosotros para que podáis sobrevivir sobre la tierra, para daros vida por medio de una gran liberación.



La crucifixión de Jesús:

Marcos 14:35-36

35.- Yéndose un poco adelante, se postró en tierra, y oró que, si fuera posible, pasara de él aquella hora.

36.- Y decía: «¡Abba,
[Abba: palabra aramea usada por los hijos al dirigirse a sus padres, y que equivale a "papá". Según los testimonios existentes, ni en el AT ni en el judaísmo se usaba este término tan familiar para invocar a Dios. En boca de Jesús, expresa una intimidad especial con él]. Padre!, todas las cosas son posibles para ti. Aparta de mí esta copa; [Esta copa: imagen literaria para expresar el sufrimiento] pero no se haga lo que yo quiero, sino lo que quieres tú». [Y Cristo, en los días de su vida terrena, ofreció ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que lo podía librar de la muerte, y fue oído a causa de su temor reverente. Y, aunque era Hijo, a través del sufrimiento aprendió lo que es la obediencia]

y

Romanos 5:6-12

6.- Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos.

7.- Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguien tuviera el valor de morir por el bueno.
[Alguien tuviera el valor de morir por el bueno: o por la persona que le haya hecho un gran bien.]

8.- Pero Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

9.- Con mucha más razón, habiendo sido ya justificados en su sangre,
[En su sangre: manera de referirse a la muerte redentora de Cristo.] por él seremos salvos de la ira, [De la ira: Al usar el verbo en futuro (seremos salvos) se hace referencia al día del juicio y castigo final.]

10.- porque, si siendo enemigos, [Siendo enemigos: Pablo nunca dice que Dios se reconcilia con nosotros, sino nosotros con él; los enemistados éramos nosotros.] fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. [Por su vida: o sea, porque él vive (ya resucitado)]

11.- Y no solo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación.

Adán y Cristo

12.-
[En esta sección se ponen en contraste las consecuencias del pecado de Adán sobre la humanidad y el resultado de la obra salvadora de Cristo.] Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. [Pablo habla tanto de la solidaridad de todos con Adán como de la responsabilidad personal de cada uno (por tanto, como el pecado entró... por un hombre). Muchos han entendido esta última frase en el sentido de la participación de todos en el pecado de Adán (traduciendo en el cual todos pecaron).]



El encarcelamiento de Pablo:


Filipenses 1:12

1. VIVIR EN CRISTO

Para mí el vivir es Cristo

12.- Quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que me han sucedido, han contribuido más bien al progreso del evangelio,



Filipenses 1:19

19.- porque sé que por vuestra oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación, [y él mismo será mi salvación, porque el impío no podrá entraren su presencia.]



El aguijón en la carne de Pablo:


2 Corintios 12:7

7.- Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltara, me fue dado un aguijón en mi carne,
[Pablo se refiere figuradamente a alguna experiencia muy dolorosa, que no especifica. Se ha pensado en alguna enfermedad (pues vosotros sabéis que a causa de una enfermedad del cuerpo os anuncié el evangelio al principio; y no me despreciasteis ni rechazasteis por la prueba que tenía en mi cuerpo. Al contrario, me recibisteis como a un ángel de Dios, como a Cristo Jesús), pero pudo haberse tratado de otro tipo de sufrimiento.] un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca;


2.- Haga las preguntas siguientes con respecto a su enfermedad o de uno a quien usted está ministrando:

  • ¿Mata, roba o destruye? En ese caso, su fuente es Satanás.
  • ¿Le permite que viva la vida más abundantemente? En ese caso, su fuente es Jesús.

    (Juan 10:10)

    10.- El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir; yo he enido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

  • ¿Es un don bueno y perfecto? Si no, no viene de Dios.

    (Santiago 1:17)

    17 .- Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza ni sombra de variación.
    [Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. ¿Acaso dice y no hace? ¿Acaso promete y no cumple? Porque yo, Jehová, no cambio]


1 comentario:

amor dijo...

la prisión de pablo me evoca la prisión de pedro y el magnífico episodio de su liberación por el ángel, para mí pleno de esperanza en las palabras de los hechos que describen la sensación de pedro de estar soñando aquello

yo creo en dios porque él es nuestro sueño

te beso

s